Categories
Uncategorized

Ideas para startups terroríficamente ambiciosas (Marzo 2012, Paul Graham)

(Translation to Spanish of Paul Graham’s essay «Frighteningly Ambitious Startup Ideas»)

Marzo 2012

Una de las cosas más sorprendentes que he notado trabajando en Y Combinator es como de aterradoras son las ideas de startups más ambiciosas. En este ensayo voy a demostrar este fenómeno describiendo algunas. Cualquiera de ellas puede hacerte billonario. Lo que debería llamar tu atención sobre las estas ideas, y aún así cuando te las describa notarás como serás tu mismo quien se asuste y decida que no es posible llevarlas a cabo.

No te preocupes, no es un signo de debilidad. Incluso podría decirse que es una demostración de tu cordura. Las mejores ideas para startups son aterradoras. Y no solo porque involucren una cantidad absurda de trabajo. Las ideas más grandes parecen atentar contra tu propia identidad: te hacen plantearte si tienes suficiente ambición para llevarlas a cabo.

Hay una escena en la película «Como ser John Malkovich» en la que el heroe empollón se encuentra con una mujer muy atractiva y sofisticada. Ella le dice:

Esta es la situación: si alguna vez me tienes, no tendrás ni idea de que hacer conmigo.

Y eso es lo que estas ideas nos dicen.

Este fenómeno es uno de los más importantes que debes comprender sobre las startups. [1] Esperas que las grandes ideas sean atractivas, pero en realidad tienen a provocarte repulsión. Y esto conlleva consecuencias. Significa que estas ideas son invisibles para la mayoría de la gente que trata de encontrar ideas para una startup, porque sus subconscientes las filtran automáticamente. Incluso la gente más ambiciosa probablemente se acercan a estas ideas lateralmente en lugar de frontalmente.

1. Un nuevo motor de búsqueda.

Las mejores ideas están en el lado correcto que marca la linea que demarca lo imposible. Ni siquiera se si esta es posible, pero hay signos de que podría serlo. Crear un nuevo motor de búsqueda significa competir directamente con Google, y recientemente he notado ciertas grietas en su fortaleza.

El momento en el que se me hizo evidente que Microsoft había perdido el norte fue cuando decidieron crear un motor de búsqueda. No fue un movimiento natural para Microsoft. Lo hicieron solamente por miedo a Google y Google estaba en el negocio de los motores de búsqueda. Pero esto significa que (a) Google se encontraba a partir de entonces en la agenda de Microsoft, y (b) que la agenda de Microsoft consistía en hacer cosas en las que no eran buenos.

Microsoft -> Google => Google -> Facebook.

Esto no significa que haya espacio para un nuevo motor de búsqueda, pero recientemente mientras usaba Google me he notado nostálgico, recordando los viejos tiempos cuando Google era Google. Google me mostraba las páginas con las respuestas adecuadas, rápidamente y sin distracciones. Ahora los resultados parecen inspirados por el principio de la Cienciología que dice que lo que es bueno es lo que es bueno para solamente tú. Y las páginas de Google no tienen ya ese aspecto austero y limpio que tenían antes. Las páginas antes parecía poco más que el resultado de la ejecución de un comando Unix. Ahora cuando pongo el cursor del ratón en cualquier sitio, cualquier cosa puede pasar.

La manera de ganar en este terreno consistiría en crear un motor de búsqueda que todos los hackers quieran usar. Un motor de búsqueda cuyos usuarios consistan en los 10.000 hackers más respetados y donde nadie pueda hacerte sombra a pesar de tu pequeño tamaño. Exactamente como pasaba con Google cuando no era más que un motor de búsqueda. Y por primera vez en casi una década la idea de cambiar Google por algo diferente se me antoja posible.

Como cualquiera capaz de arrancar esta empresa es uno de esos 10.000 hackers que he mencionado, la mejor manera de comenzar es sencilla: crea el motor de búsqueda que te gustaría usar a ti. Siéntete libre de hacerlo tan hacker como quieras. Hazlo realmente bueno indexando código fuente, por ejemplo ¿Te gustaría que las peticiones sean Turing-completas? Cualquier idea que consigua  que esos 10.000 hackers lo usen será buena ipso facto.

No te preocupes si algunas de estas decisiones pueden limitarte a largo plazo, porque como no consiguas ese grupo inicial de usuarios, ¡no habrá largo plazo! Si eres capaz de crear algo que tu y tus amigos preferís de verdad a Google, ya habrás hecho un 10% del camino hacia una salida a bolsa, igual que lo estuvo Faccebook cuando (aunque no se diesen cuenta) sus primeros usuarios eran estudiantes de Harvard.

2. Reemplaza al correo electrónico

El correo electrónico no fue diseñado para la forma en la que lo usamos hoy en día. El correo electrónico no es un protocolo de mensajería. Es una lista de cosas que hacer. O mejor dicho, tu bandeja de entrada es una listas de cosas a hacer, y el correo electrónico es la forma en la que esas tareas acaban allí. Pero claro, es una forma desastrosa de mantener una lista de tareas que hacer.

Estoy abierto a diferentes soluciones para este problema, pero sospecho que retocar la forma en la que funciona la bandeja de entrada no es suficiente, sino que es necesario reemplazar el correo electrónico por un nuevo protocolo de comunicación. Este nuevo protocolo debería ser diseñado pensando en las listas de tareas, no como un protocolo de mensajería, aunque se puede considerar un caso degenerado: que alguien te mande como tarea leer un texto.

Como protocolo de lista de tareas, el nuevo protocolo debería darte más poder sobre el receptor del que tenemos ahora con el correo electrónico. Quiero tener más restricciones sobre lo que otras personas pueden poner en mi lista de tareas. Y cuando alguien puede poner cosas en mi lista de tareas, quiero que sea capaz de decirme más sobre que quiere que haga ¿Quiere que haga algo más que simplemente leer un texto? ¿Cómo de importante es la tarea? (por supuesto debería existir algún mecanismo que impida a la gente decirme que todo es importante) ¿Cuándo debería llevar a cabo la tarea?

Esta es una de esas ideas que son como una fuerza irresistible a punto de impactar contra un objeto inmóvil. Por un lado los protocolos establecidos son imposibles de reemplazar. Por el otro, se me antoja imposible que la gente dentro de 100 años siga usando el mismo correo electrónico que tenemos ahora. Y si el correo electrónico tiene que ser reemplazado tarde o temprano por algo mejor, ¿por qué no ahora?

Si lo haces ahora, puede que evites el problema de la pescadilla que se muerde la cola que representan los nuevos protocolos, porque algunas de las personas más importantes en el mundo serán las primeras en querer pasarse a él. Ahora mismo están todas a merced del correo electrónico.

Lo que sea que construyas, debe ser rápido. GMail se ha vuelto dolorosamente lento [2], Si eres capaz de crear algo que no sea mejor que GMail, pero que sea rápido, esto ya te dará una ventaja que te permitirá arrebatarle usuarios a GMail.

GMail es lento porque Google no puede permitirse gastar demasiado en él. Pero la gente querrá pagar por algo mejor. No tengo problema en pagar 50 dólares al mes en algo así. Considerando cuanto tiempo pierdo con el correo electrónico, da casi miedo pensar cuánto estaría dispuesto a pagar por algo mejor. Casi sería capaz de pagar 1000 dólares al mes. Paso tantas horas al día leyendo y escribiendo emails, que sería incluso una forma barata de mejorar mi vida.

3. Replemplazar a las Universidades

Mucha gente está detrás de esta idea últimamente, y creo que que tienen razón. Soy reacio a pensar que una institución que ha estado con nosotros durante un milenio este acabada, solo porque haya cometido algunos errores en las últimas décadas, pero es cierto que en esas últimas décadas las universidades de Estados Unidos parecen haber decidido seguir la senda incorrecta. Se puede ofrecer educación mucho mejor a cambio de mucho menos dinero.

No creo que las  universidades vayan a desaparecer. No serán reemplazadas por completo. Simplemente perderán el monopolio de facto que una vez tuvieron. Existirán muchas formas diferentes y alternativas de aprender, y muchas de ellas serán bastante diferentes a las universidades. Y Combinator puede ser considerada una de esas alternativas.

Aprender se ha convertido en un problema tan grande que cambiar la forma en la que la gente lo hace generará una ola de efectos secundarios. Por ejemplo, el nombre de la universidad a la que has asistido es considerado por mucha gente (de forma correcta o no) como una credencial de tu capacidad. Si el proceso de aprender se fragmenta, el credencialismo puede desaparecer. Incluso puede ser necesario encontrar una alternativa a la vida social en los Campus (y por raro que parezca, incluso Y Combinator ha experimentado esto).

Se pueden reemplazar los institutos de secundaria también, pero entonces tendrás que superar muchos obstáculos burocráticos que frenarán a una startup. Las universidades parecen, desde mi punto de vista, el lugar por el que comenzar a cambiar la educación.

4. Internet Drama

A Hollywood le ha costado aceptar Internet. Fue un error, porque creo que está claro quien ha sido el ganador en la distribución de contenidos, y ha sido Internet, no la televisión por cable.

Una de las razones es que los clientes de televisión por cable, también denominadas televisiones, son horribles. Nuestra familia ni siquiera esperó al Apple TV. Odiamos nuestra última televisión tanto que hace unos meses la reemplazamos por un iMac empotrado en la pared. Si ignoramos la pequeña molestia que supone controlarlo con un ratón inalámbrico, la experiencia de uso es muchísimo mejor a la que supone controlar el interfaz de pesadilla que tenía nuestra antigua televisión.

Parte del tiempo que la gente dedica a ver una película o la televisión ha sido robado por otros entretenimientos como las redes sociales. Los videojuegos ha logrado captar un parte aún mayor de ese tiempo también, quizá porque cada vez son más parecidos a las películas. Pero aún así creo que seguirá existiendo una demanda residual de películas y series, donde te sientas pasivamente y ves como se presenta historia. Así que la pregunta es ¿cómo puedes distribuir peliculas y series usando Internet?  Cualquier que sea tu idea debe ser a una escala mayor que los pequeños videos de Youtube . Cuando la gente se sienta para ver un show, quieren saber lo que tendrán: o es un episodio de una serie con personajes familiares o una película de mayor duración cuya premisa básica saben con antelación

Hay dos maneras de organizar la distribución y cobro. O bien una empresa como Netflix o Apple será el app store para el entretenimiento, donde tendrás acceso a las audiencias a través suya. O bien los app stores actuales se mostrarán inadecuados para esta tarea (por estar saturados de otras cosas o porque ser demasiados inflexibles técnicamente) y otras empresas tendrá que ofrecer el sistema de pago y streaming a la carta a los productores de entretenimiento. Si los acontecimientos se desarrollan de esta última forma, existirá una demanda de empresas que ofrezcan ambas infraestructuras.

5. El próximo Steve Jobs

Hace poco hablaba con una persona que conoce Apple bien, y le preguntaba si la gente que ahora dirige la compañía será capaz de seguir creando nuevos productos de la misma forma que era capaz bajo la dirección de Steve Jobs. Su respuesta fue un simple “no”. Ya me temía que esa sería la respuesta, así que continue preguntando para ver como la justificaba. Pero no lo hizo. No, no habrán nuevos productos fuera de los que ya estaban en preparación. Los ingresos de Apple seguirán creciendo durante bastante tiempo, pero como ha demostrado Microsoft, los ingresos son un indicador que te muestra la realidad con retraso en el negocio de la tecnología.

Así que, si Apple no va a crear el próximo iPad, ¿quién si no? Ninguno de sus actuales competidores. Ninguno de ellos está dirigido por un visionario, y la experiencia me demuestra que no es posible ir y simplemente contratar uno. Lo que la experiencia demuestra es que la manera de que un visionario acabe como CEO es si es uno de los fundadores de la empresa y consigue llegar hasta el puesto sin ser despedido. Así que la empresa que cree la próxima ola de innovación en hardware será probablemente una startup

Se que suena absurdamente ambicioso para una startup tratar de ser la próxima Apple. Pero no es más ambicioso de lo que lo fue para Apple convertirse en la algo tan grande como… Apple, y aún así lo hicieron. Además, una startup tratando de hacer esto tiene una ventaja que la Apple original no tenía: el ejemplo de Steve Jobs demuestra que es posible. Esto debería ayudar a todos lo que quieren ser sus sucesores de dos maneras. De forma directa, como a Roger Bannister (el primer hombre en correr una milla en menos de 4 minutos), que demostró que puedes hacerlo mucho mejor que la gente que lo ha intentado antes; o de forma indirecta como el emperador Cesar Augusto, que demostró que es posible introducir la idea en la mente de los usuarios de que una sola persona  es capaz de guiarles hacia su futuro.[3].

Ahora que Steve ya no está entre nosotros existe un vacío que todos podemos percibir. Si una nueva empresa puede liderar hacia un nuevo futuro de hardware, los usuarios le seguirán. El CEO de esa empresa, el “siguiente Steve Jobs”, puede que no sea tan brillante como el original. Pero tampoco lo necesita, Solo lo tiene que hacer un trabajo mejor del que Samsung, HP y Nokia están haciendo ahora mismo, y eso parece bastante factible.

6. Devolvernos la ley de Moore

En los últimos 10 años nos han demostrado lo que la ley de Moore realmente dice. Hasta el año 2000 podías interpretarla como la promesa de que la velocidad de la frecuencia en las CPUs se duplicaría cada 18 meses. Pero lo que realmente dice es que la densidad de los circuitos se duplicará cada 18 meses. Antes recordar esta diferencia sonaba algo pedante. Pero ya no, Intel ya no nos puede dar CPUs más rápidas, solo más CPUs.

Esta “nueva” ley de Moore no es tan buena como la “anterior”. La ley de Moore significaba que si tu software era lento, todo lo que tenía que hacer era esperar, y el inexorable progreso del hardware resolverá tu problema. Ahora si tu softwar es lento tienes que reescribirlo para conseguir que haga más cosas en paralelo, lo que representa un esfuerzo mucho mayor que simplemente esperar a la próxima generación de CPUs.

Sería genial si una startup pudiese devolvernos algo de lo que nos ofrecía la viaje ley de Moore, si consiguiese crear un software que hiciese que un gran número de CPUs se comportasen como una sola CPU más rápida. Hay muchas maneras de afrontar este problema. La más ambiciosa es intentar hacer esto de forma automática mediante un compilador que paralelice nuestro código. Hay un nombre para tal compilador, «el compilador suficientemente intelignete», y se usa como sinónimo de «imposible». Pero ¿es realmente imposible? ¿Es realmente posible la existencia de este compilador? Si de verdad crees que no es posible, deberías demostrarlo, porque sería un hallazgo interesante. Y si no es imposible crear tal compilador, sino que simplemente es muy complicado, quizá merezca la pena tratar de escribirlo. El resultado final sería tan valioso que merece la pena intentarlo aunque las expectativas sean bajas.

La razón de que sea tan valioso está en los servicios web, si puedes crear un software que permita a los programadores trabajar como lo hacían en el pasado, nada te impide ofrecerlo como un servicio web. Y esto te permitiría acceder a todos sus potenciales usuarios.

Imagina que existiera otro fabricante que crease procesadores y que fuese aún capaz de transformar la mayor densidad en los circuitos en mayor velocidad. Imagina que ya le hubiesen arrebatado a Intel la mayor parte de su negocio. Y como nadie puede ver sus procesadores directamente, empleando un compilador suficientemente inteligente podrías crear una entorno en el que sería imposible distinguirte a tí de ese fabricante, al menos en el mercado de servidores. Tu software empleando procesadores lentos sería tan valioso como sus nuevos y más veloces procesadores.

La forma menos ambiciosa de atacar este problema sería comenzar por el otro lado, y ofrecer a los programadores componentes paralelizados estilo Lego que les permitan construir programas, como hace Hadoop y MapReduce. En ese momento el programador aún tendría que hacer la mayor parte del trabajo de optimización.

Hay un intrigante término medio donde emplearías un arma semi-automática, existiendo un componente humano en el proceso. Creas algo que parece desde el punto de vista del usuario como un compilador suficientemente inteligente, pero lo que realmente tienes son personas, usando herramientas de optimización realmente avanzadas que encuentra y eliminan los cuellos de botella en los programas de tus usuarios. Estas personas podrían ser tus empleados o podrías crear un mercado donde la gente ofrezca sus servicios de optimización.

Un mercado de optimización podría ser una manera de generar el compilador suficientemente inteligente paso a paso, porque los participantes podrían comenzar a crear bots de optimización de forma casi inmediata para ahorrarse trabajo y ganar más dinero. Sería algo curioso si fueses capaz de llegar al punto donde todo el trabajo lo hiciesen bots, porque eso significaría que habrías dado con el compilador suficientemente inteligente, pero nadie dispondría de una copia completa del mismo.

Se que suena como una locura. De hecho, lo que me gusta de esta idea son todas las maneras diferentes en que está mal. La misma idea de centrarse en la optimización contraviene la tendencia general de desarrollo de software de las últimas décadas. Tratar de escribir el compilador suficientemente inteligente es por definición un error. E incluso si no lo fuese, los compiladores son la clase de cosas que se espera que surjan de proyectos de software libre y no de empresas. Por si fuera poco, si la idea funcionase, arrebataría a los programadores de la posibilidad de crear increíblemente complejas aplicaciones multihebra. El troll que tengo en mi interior ve tantos defectos que no sabe ni siquiera por donde empezar a criticar este proyecto. Y eso es exactamente lo que considero una buena idea para una startup.

7. Diagnóstico constante.

Espera, aquí viene otra idea que podría enfrentarse a aún más resistencia: diagnóstico médico automático.

Uno de mis trucos para generar ideas para startups es imaginar las diferentes maneras en que generaciones futuras nos encontrarán extraños. Y estoy bastante seguro de que a la gente en 50 o 100 años les parecerá una barbarie que tuviésemos que esperar hasta que existiesen síntomas para ser diagnosticados de enfermedades del corazón o cáncer.

Por ejemplo, en 2004 Bill Clinton notó que le faltaba el aliento. Los médicos descubrieron que un gran número de sus arterias estaban bloqueadas al 90% y 3 días después se sometió a una operación de cuádruple bypass. Parece razonable pensar que Bill Clinton dispone del mejor equipo médico imaginable. Y aún así tuvo que esperar hasta que sus arterias estuviesen bloqueadas al 90% para descubrir que lo estaban. Probablemente en el futuro estaremos al tanto de estos números así como conocemos nuestro peso a día de hoy. Lo mismo pienso sobre el cáncer. Parecerá absurdo a generaciones futuras que tuviésemos que esperar hasta tener síntomas para ser diagnosticados de cáncer. El cáncer probablemente aparezca en algún tipo de scanner en el futuro cuando todavía cuando todavía se encuentra en fase temprana.

(Por supuesto, lo que aparecerá entonces en la pantalla será algo diferente a lo que ahora consideramos cáncer. No me sorprendería que ahora mismo cada uno de nosotros tuviese decenas o incluso centenares de microcáncers en desarrollo, simplemente no suelen desarrollarse lo suficiente para ser malignos o afectar a nuestra salud).

Muchos de los obstáculos para este tipo de diagnóstico constante vendrán de que es un ataque directo a la profesión médica. La forma en la que la medicina siempre ha funcionado se basa en que los pacientes van a los médicos porque tienen un problema y necesitan una solución. Muchos doctores no parecen interesados en tácticas como las que emplean los abogados en sus «expediciones de pescas», donde vas buscando problemas sin saber muy bien si encontrarás alguno. Los médicos llaman a estos hallazgos inesperados «incidentolomas» y casi los consideran una molestia.

Por ejemplo, en cierta ocasión una amiga mío se realizó un scanner cerebral como parte de un estudio. Quedó horrorizada cuando los médicos que realizaban el estudio descubrieron lo que parecía un gran tumor. Después de realizar las pruebas pertinentes, resultó ser un quiste inofensivo. Pero el coste personal para ella fue de varios días de auténtico terror. Muchos médicos  se encuentran preocupados por lo que pasaría si muchos pacientes se sometiesen a estas pruebas a gran escala: los numerosos falsos positivos requerirían de pruebas más invasivas que solo demostrarían que no había nada. Pero mi punto de vista es que esto no es más que una consecuencia de nuestras limitaciones actuales. Si la gente fuese escaneada de forma constante y fuésemos mejores decidiendo cuales de las anomalías son realmente problemas, mi amiga habría podido saber acerca de ese quiste durante toda su vida y habría sabido que es inofensivo, igual que sabemos que nuestras marcas de nacimiento lo son.

Aún hay sitio para muchas más ideas para startups. Además de los obstáculos técnicos que todas las startups tienen que encarar, y de los obstáculos burocráticos que todas las startups médicas tienen que afrontar, estas ideas van contra miles de años de tradición médica. Pero tarde o temprano estas ideas se pondrán en práctica, y será tan maravilloso que la gente del futuro sentirán pena por nosotros así como nosotros sentimos pena por las generaciones que tenían que ser operadas sin anestesia o vivir sin antibióticos.

Tacticas

Permíteme concluir con algunos consejos tácticos. Si quieres atacar un problema tan grande como los que hemos discutido aquí, no lo hagas de forma directa. No digas, por ejemplo, que vas a reemplazar el correo electrónico. Si lo haces crearás demasiada expectación. Tus empleados e inversores estarán constantemente preguntando «¿lo hemos conseguido ya?» y tendrás un ejército de trolls esperando ver como caes. En su lugar, simplemente di que estás construyendo un software para hacer listas de tareas. Suena mucho más inofensivo. La gente se dará cuenta de que has reemplazado al correo electrónico cuando es fait accompli. [4]

La experiencia nos demuestra que la manera en la que las importantes parecen arrancar es con ideas decepcionantemente pequeñas ¿Quieres dominar el software de microcomputadoras? Comienza escribiendo un intérprete de Basic para una máquina que solo usan unas pocas miles de personas ¿Quieres crear el sitio web universal? Comienza construyendo un sitio web donde los estudiantes de Harvard se acechen entre ellos.

La experiencia demuestra que debes arrancar pequeño no solo por lo que otros piensen. Lo tienes que hacer por tu propio bien. Ni Bill Gates ni MArk Zuckerberg sabían de primeras como de grandes serían las empresas que estaban creando. Todo lo que sabían era que estaban trabajando en algo importante. Quizá sea una mala idea tener una gran ambición al principio, porque cuanto más grande sea tu ambición, más tardarás en llevarla a cabo, y cuanto más tengas que proyectar tu idea en el futuro, más probable es que estés equivocado.

Creo que la mejor manera de usar grandes ideas es no tratar predecir cuando serán efectivas y trazar un plan para llevarlas a cabo, como se suele decir que hacen los visionarios. Creo que harás mejor si haces como Colón y simplemente pones rumbo a occidente. No trates de crear el futuro como se construye un edificio, porque tus planos estarán irremediablemente mal. Comienza con algo que sabes que funciona y desde ese punto comienza a expandirte lateralmente.

La imagen popular del visionario es alguien con un visión clara dell futuro, pero la experiencia nos demuestra que es mejor tener una borrosa.

Notas

[1] Es también una de las cosas más importante que los VCs parecen no comprender sobre las startups. La mayoría esperan que los fundadores tengan una visión exacta de lo que quieren hacer, y les juzgan basándose en esto. Pocos se dan cuenta de que los mayores éxitos se han dado en startups donde casi no hay correlación entre el plan inicial y lo que que la startups se ha convertido al final.

2] Esta frase era originalmente «GMail es dolorosamente lento». Doy las gracias a Paul Buchheit por la corrección..

[3] Roger Bannister es famoso por ser la primera persona capaz de correr una milla en menos de 4 minutos. Pero este record mundial duró solo 46 días. Una vez que demostró que era posible, muchos otros le siguieron. Diez años después Jim Ryun corrió una milla con un tiempo de 3:59 cuando todavía era un junior en el instituto de secundaria.

[4] Si quieres ser el próximo Apple, quizá no deberías siquiera plantearte comenzar con la electrónica de consumo. Quizá al principio deberías crear algo que solo los hackers usen. O quizá deberías trabajar en algo que no parezca importante, como en auriculares o en routers. Solo necesitas una cabeza de puente que te permita entrar en el mercado y demostrar lo que vales.

 

Gracias a Sam Altman, Trevor Blackwell, Paul Buchheit, Patrick Collison, Aaron Iba, Jessica Livingston, Robert Morris, Harj Taggar y Garry Tan por leer borradores de este ensayo.

Leave a Reply